domingo, 9 de octubre de 2011

Hacia la "basura 0"


En todo Estados Unidos, un puñado de municipalidades están reduciendo radicalmente la cantidad de desechos que envían a los basurales, con la meta final de llegar a "basura cero". 

La ciudad de Seattle recicla o usa como abono orgánico más de la mitad de lo que tiran sus residentes. San Francisco evita que 77% de sus desperdicios lleguen a basurales. Incluso la extensa ciudad de Los Ángeles recicla o hace el compostaje alrededor de dos tercios de su basura.

Esas cifras contrastan marcadamente con el resto de EE.UU., donde la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) estima que sólo alrededor de un tercio de la basura se recicla o se convierte en compost. Las ciudades están logrando hacerlo mayormente gracias a que los ciudadanos y las empresas clasifican la basura con más cuidado, para reciclar lo más posible.