jueves, 24 de noviembre de 2011

Protestas antinucleares no pudieron detener un tren con residuos radioactivos



El tren que transportaba 123 toneladas de desechos radioactivos de Francia a Alemania que permaneció bloqueado varias horas el viernes a causa de las protestas de ecologistas galos, emprendió de nuevo su ruta la noche del 5 de noviembre.

Anteriormente los ecologistas franceses se encadenaron a los rieles y al convoy mismo en la ciudad de Caen, lo que supuso un retraso de varias horas en su salida. Los activistas aseguran que este tren “es el más radiactivo” de todos los que habían transportado residuos de este tipo. 


Según ellos, el convoy representa un peligro mortal en caso de accidente, así como amenaza la salud humana a largo plazo. Los activistas exigían que la polémica carga fuera enviada a otro sitio, ya que, según ellos, el almacenamiento de residuo en Gorleben (Alemania) no es lo suficientemente seguro.