miércoles, 14 de mayo de 2014

Los inmigrantes en España



Video informe

La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en su informe "Impactos de la crisis sobre la población inmigrante" puso de manifiesto que la crisis económica en España ha golpeado con más dureza a la población inmigrante que a la española, y que había aumentado las diferencias sociales entre ambas, por contar con menos prestaciones, con una tasa de desempleo que duplica la de los autóctonos, y un mayor número de hogares pobres.
Así, desde que comenzó la crisis, entre 2008 y 2011, se perdieron 2,2 millones de empleos, pero, según el informe, mientras que un 11,5 % de los trabajadores españoles perdieron su puesto, entre la población inmigrante afectó al 15 % de los asalariados de América Latina y el resto de Europa, y al 21 % de los africanos.

Los inmigrantes cada vez tienen más dificultades para llegar a fin de mes con los ingresos habituales y también han disminuido las remesas enviadas a los países de donde vinieron.
Con la llegada de inmigrantes en años de bonanza económica salvó a la población española del estancamiento. Según publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE), los habitantes de España crecieron seis millones entre 2001-2011 en gran parte por los extranjeros residentes que se triplicaron en esa década hasta superar los cinco millones.
 Ahora, la crudeza de la crisis económica con una tasa de desempleo que supera el 26%, según la última Encuesta de Población Activa, está haciendo que muchos de estos extranjeros hagan las valijas de vuelta. 
Según lo referido por Albert Esteve, del Centro de Estudios Demograficos (CED) de la Universidad Aut{onoma de Barcelona: " Las razones por las que la gente vino ya no estan, y hay un efecto rebote, por lo que muchos inmigrantes que llegaron vuelven a casa, o parten a otro destino".