lunes, 1 de diciembre de 2014

El Autobus de Tránsito Rápido - BRT - Metrobus



BRT - METROBUS
El sistema de transporte Autobus de Tránsito Rápido o  BRT (del ingles Bus Rapid Transit) es un servicio de autobuses al cual se le aplicaron una serie de mejoras que lo distingue notoriamente del servicio tradicional de autobuses, micros, o colectivos. 

El propósito es el de proporcionar infraestructura vial que permita alcanzar una alta capacidad de pasajeros y un servicio de bus rápido, y de alta calidad con respecto al servicio tradicional del micro o colectivo urbano.

Pero el BRT puede tener formas muy distintas de acuerdo a la infraestructura y al tipo de transporte público de la ciudad en la que se lo desarrolla. 

La importancia y la relevancia de los sistemas implementados en las ciudades de Curitiba (Brasil) y en Bogotá (Colombia) hacen  que las experiencias de construcción de sus corredores viales, sus estaciones cerradas , sus autobuses articulados, y la eficiencia de su sistema operativo, hayan transcendido mundialmente constituyendo el modelo ideal del sistema BRT. Son sistemas implementados en ciudades ya planificadas para el transporte público.

Es por estos ejemplos, que se asocia a este sistema de transporte según el tipo de micros articulados utilizados en ellas, pero también pueden ser utilizados los micros convencionales, si de acuerdo a los requerimientos de cada ciudad se necesite hacerlo.

Es decir que sistemas aplicados en otras ciudades podrían no compartir las características de las nombradas, y ser llamadas BRT también. 

Son dos  las características que asemejan al BRT a un subterráneo transformándolo en un medio de transporte masivo, de ahí  que se lo denomine también, Metrobus.   

La primera es la planificación de  una red troncal con un carril exclusivo con paradores o estaciones, donde circulan  formaciones de los autobuses articulados con dos y tres coches. Tienen amplias puertas sobre el lateral izquierdo que permiten una entrada y salida, muy rápida para los pasajeros. Pudiendo transportar hasta 270 personas cada unidad.

La segunda es que el  pasajero que debe abonar su pasaje antes de entrar al parador o estación. No lo abona a bordo de la unidad. De esta forma, el usuario no se detiene en una fila al entrar en el vehículo, no entorpece,  y no distrae al conductor.

En Buenos Aires, en los denominados erróneamente Metrobus, los pasajeros  forman una fila antes de acceder a la unidad por una sola puerta para entrar. Una vez dentro abonan su pasaje con la tarjeta Sube o por las máquinas que aún operan con monedas, con intervención del conductor.